Ella puede matar con una sonrrisa, ella puede lastimar con sus ojos. Ella puede arruinar tu fe con sus casuales mentiras y solo revela lo que quiere que veas. Se esconde como un niño pero ella es siempre una mujer para mí... Ella puede guiarte al amor, tomarte o dejarte. Ella pedirá la verdad pero nunca te creerá y tomará todo lo que le des mientras sea gratuito Sí, roba como un ladron; pero es siempre una mujer para mí... Oh, puede cuidarse por si misma, puede esperar si quiere estar adelantada a su tiempo. Oh,ella nunca se rinde ni nunca cede sólo cambia de parecer. Te prometerá mas que el jardin del Eden y luego, intencionalmente, te cortará y reirá mientras sangras. Ella resalta lo mejor y lo peor de ti, pero pone toda la culpa en ella, porque ella es siempre una mujer para mí. Ella es frecuentemente bondadosa, y de repente cruel. Ella hace lo que le place, nadie hace lo que le place con ella. Pero no puede ser castigada, se ganó su lugar y lo que mas hará es lanzar sombras sobre ti. Aún así, ella es siempre una mujer para mí

sábado, 3 de marzo de 2012










Agua entre rocas.
Pierde su alma la paz
si la provocas.

alma I


Ya tiene peso
el alma que me anima
a darte un beso.


Alma que buscas
la nítida mirada
cuando te ofuscas...


De nuevo el alma
llamando está a la puerta
pidiendo calma.


Son las ausencias
sinónimo en el alma
de las carencias.


De nuevo tú,
amenazando vienes
como el grisú.


Aunque se esconde
nada puede evitar
que el alma ronde.


Estás de vuelta
sabiendo que tu aliento
me desconcierta.





Cuando lo oscuro,
abre y pasa sin miedo
a otro futuro.

Puertas


Puerta que cierres,
puede ser a ti mismo
a quien encierres.


Tras los portazos
se van quedando atrás
besos y abrazos.


Puerta tras puerta
reinventamos la vida
de forma incierta.


En el subsuelo
muy raro es que te encuentres
la puerta al cielo.


La cerradura
robándole a la puerta
lo que censura.


Abrir qué puerta
como cruzar la mar
nos desconcierta.


De romeros y romerias



De mañanita
sueña con ser romero
la margarita.


Dulce te quiero,
que no te falte nunca
miel de romero.


Romero y menta,
se avivan sus olores
con la tormenta.


En romería
camina a Tierra Santa
sin compañía.


De flor morada
y aroma penetrante
a quién no agrada.


Flamenco



Nervio flamenco,
febril zapateado
rompiendo un cuenco.


Amargo y jondo,
el cante de la mina
tocando fondo.


Ven al colmao,
todos los palos suenan
en el sarao.


¿Galgo o podenco?
En Flandes todavía
se habla flamenco.


Las sevillanas
alegran corazones
que siempre sanan.


Flamenco es
el insolente y chulo
sin interés.


Hasta el bordón
y empezando en la prima
la vibración.


Si es que recelas,
escucha como suenan
las castañuelas.

viernes, 2 de marzo de 2012

Pasó un siroco.
Se creyó cuadrifoglio
el trébol loco


Toda doncella
que se vence al amor
luce más bella.


Es la corteza
de ese cuerpo desnudo
más que belleza.


Tanta belleza
me hace perder el sueño
y la cabeza.


Era tan bella
que apenas sin querer
dejaba huella.


                        En la penumbra
                     se aviva esa belleza
                       y nos deslumbra.

  
Naturaleza,
la más grande expresión
de la belleza.


Bambú



Nace un haikú
y se adorna con cañas
de fiel bambú.


Me falta el viento
y la robustas muelas
del oso hambriento.


Recio bambú,
el que al llegar la noche
me exiges tú.

jueves, 1 de marzo de 2012

Sobre el adiós



Decir adiós
se me figura amargo
si es entre dos.


Quiero quererte
pero te diré adiós
para perderte.


Con un desgarro,
tus lágrimas la lluvia,
las mías barro
(del polvo que te enturbia
y al que a veces me agarro)


Podrás clamar
en tu vasto desierto
con vista al mar.
Sin conseguir
que el que dejó tu huerto

vuelva a acudir.


La despedida
siempre encierra esperanzas
de bienvenida.


Se va el pasado,
se pierde en la añoranza
del ser amado.


Ya se va el tren
preñado de ilusiones.
Queda el desdén.


Te vas, me dejas
y me dices adiós
con las orejas.


Las despedidas
siempre fueron ingratas
y desabridas.


Con la partida
algo queda en el alma
a la deriva.


Le pido a Dios
decir hasta la vista
mas nunca adiós.


Irse con Dios
es demasiado fuerte
no habiendo pros.


Con sufrimiento
mi mente está notando
tu alejamiento.


Se llevó el viento
nuestros amaneceres
en un momento.


La despedida
siempre deja en el alma
profunda herida.


La huída cruel
deja lesa mi alma,
también mi piel.


Dila un bocado
y entonces esquivome
cual apestado.


Rompe cadenas
y deja de esconderte
tras las almenas.

De tus afueras
a ese interior profundo
cuando tu quieras.

Time goes by


Parece ausente
y es que se desvanece
continuamente.


Gira la rueda,
y en el espacio-tiempo
nadie se queda.


Tiempo de encierro,
desde la dulce cuna
hasta el entierro.


En la vejez
fluye el caudal del tiempo
con rapidez.


Hora tras hora
el tiempo nos camela
y nos devora.


Tiempo y espacio
en los que se nos mueve
raudo o despacio.


Tiempo que vienes
acercando la meta
de tus rehenes.


Pasan los días,
y en tiempo de descuento
mis cobardías.


Desde palacio
el tiempo en remanencia
huye despacio.
video


Es la piedad,
y es parcela proscrita
por la maldad.
paisajes

Sin ti el paisaje,
de ambrosía se ha vuelto
letal brebaje.


Cuando el paisaje
carece de tu luz:
peregrinaje.


Tras de la cena
aguardiente de sidra
y a la verbena.


Prima estación,
las lluvias y sus verdes
forman legión.


Corto fue el día
pero tu impregnación
aún me invadía.


Muerte en Venecia
siempre que mi cariño
ella desprecia.


Fin del paisaje,
me espera el horizonte
sin equipaje.






Llega el ocaso
con el prêt-à-porter
de su fracaso.

martes, 28 de febrero de 2012



Íntimos


Nieva en la sima,
y entonces ya da igual
que haya o no rima.


Sacro el momento
que te invita a tener
acoplamiento.


Todo es diseño,
tu cuerpo, tus andares,
mientras te ensueño.


De tus afueras
a ese interior profundo
cuando tu quieras.


Me domesticas
con ésa, tu mirada
que me adjudicas.


Vas paulatina
e inexorablemente
a mi retina.


Nace una flor
en la humedad caliente
de tu atanor.


Una mujer
desnuda y en lo oscuro
se hace querer.


Mira tu piel,
un proceloso mar
sin timonel.


Son dos pilares
elevando el deseo
a los altares.


Suave, mullida,
por húmedos parajes
comprometida.


Alabeada,
de formas femeninas
andas sobrada.


Y cada vez
que me niegas tu boca
crece mi sed.


Los humedales
de tu cuerpo suscitan
mis arrabales.


Ya se han fundido,
tu cuerpo con el mío
lo convenido.



Me reverdeces,
me impulsan a lo alto
tus pequeñeces.



En bandolera
llevo mis pertenencias,
tú la primera.



Cuando las claras
despiertan la mañana
tú me acaparas.


Si tu me invades,
en mi interior desatas
tres tempestades:

La de la vida,
despertando el deseo
cual avenida.

La del amor,
perturbando del todo
mi yo interior.

La de la muerte,
porque acabo muriendo
de no tenerte.


En tu mirada
encuentro mil razones.
Dame posada.


Van machiembradas
tu mirada y la mía.
Concatenadas.


Es boquitierno
el calor de tus labios
en este invierno.



Es vellioscura
la entrada hacia tu gruta,
loca aventura.



Agridulzor
el de tu amar obsceno,
liberador.



Yo, boquiabierto,
contemplando tus curvas
al descubierto.



Fue bienhallada
la tuerca por el perno
de madrugada.


De todas eres
aquella que solventa
mis menesteres.



Como olvidarte
si invades mi memoria
de parte a parte.


De tu abstinencia
espero que te vengues.
Tendré paciencia.


Me sobrevienes
y en tus menudas manos
mi vida tienes.

Mi vida tienes
así como mi cuerpo
si a mi te avienes.

Si a mi te avienes
dejarás tu frescor
sobre mis sienes.

Sobre mis sienes
se instalan tu bonanza,
tus parabienes.

Tus parabienes
hacen que mi cansancio
con calma drenes.


Valle profundo
donde el amor germina
tierno, rotundo.


Tú y tus dos lunas
disfrutáis teniéndome
siempre en ayunas.


Del fuego sales
y enciendes mis instintos
más ancestrales.


Intimidades,
donde los remojones
quitan saudades.


Cuando trasteo
debajo de tu falda
ardo en deseo.


Lo mío es tuyo
si en tus intimidades
yo me zambullo.

lunes, 27 de febrero de 2012


Yedra



Te va enredando
y entre las entretelas
sigue trepando.


Por su futuro
la yedra retrocede
si acaba el muro.


Cual maquillaje
la hiedra adorna el muro
con su follaje.


De mil amores
se enredarán mis hiedras
entre tus flores.


Creciendo al bies
borda la hiedra hojas
con sus mil pies.


Ensortijada,
sin freno te retuerces
entre la nada.









En sincronía
la noche nos mantuvo...
y llegó el día.

domingo, 26 de febrero de 2012









Esa melena,
ese cuerpo de infarto,
esa condena.

Muertas las penas
la hiedra va trepando,
comiendo almenas.







Un mar sin fondo,
Matarile sin llaves
y yo me mondo.



En la astronave
jugamos a ser dioses.
Perdí la llave.
Y el firmamento
tan lleno de agujeros
ríe contento.


Un poco antes
el cielo cerró puertas
a navegantes.


Su manantial,
plenos dejó mis ojos
de lo inicial.


Mente confusa.
Desesperadamente:
Ruleta rusa.


En tierra firme
dibujé mis arrugas
para no irme.


Por astifina,
la incisiva verdad
rasga cortina.


Suenan campanas
cuando posas tu vista
sobre mis canas.






Alto, descienda
y pague su peaje
con la merienda.

Todo nos llega
si tenemos paciencia.
Si no, en omega.

Vida



Llegaste herida
de indelebles estigmas,
también de vida.


Trata la vida
de ese acontecer fugaz
en lesa huida.


La vida acaba
cuando por fin entiendes
de que trataba.



¿Quieres saber?
Escucha del bombero
su parecer.